el espantapájaros y el amor

egon schiele
egon schiele

* * * *

A Georges Bataille

Debo decirte que amar
es arrancar nuestra soledad inconsolable,
es pretender poseer tu cuerpo, tu alma y tu posteridad,
que tú te empeñes en poseer mi cuerpo, mi alma y
mi posteridad.

Atravesar tus secretos en el limbo
de la inconsciencia erótica,
hacer que seas vagina húmeda
y yo aliento de sangre enhiesta,
lamerse como animales
en el reducto de la piel
para gemir y husmear,
para que expulse en tus senos
la savia que ganará el futuro,
pero si no poseemos el alma
a lengüetazos y delirios,
sin anonimato y suculentos gritos,
será como azotar con cañas
la dura lámina de las rocas.

Si te convierto en icono,
en las palabras sin rostro
sin besar ese pezón incendiado
que ilumina el día,
y tú no encuentras
la llama que arde
sobre ti hasta echar su cera
caliente en el suspiro,
si sólo somos contemplación
y grito sordo, si nos quedamos
en la oración suprema
sin construir la verdadera
carretera del cielo,
o en la caricia tierna y temblorosa
que disimula el miedo,
será como pretender volar
sin ascender un metro del suelo.

Si en la mística de nuestra inmortalidad
anhelo poseer lo que nunca poseí,
si apenas puedo besar los labios
y ni siquiera orar sobre el destino
porque no eres mía y yo no soy tuyo,
si sólo transformamos fotografías
en besos imaginados, en humedades
fingidas bajo los marcos
transparentes de una casa
sobria, en la soledad de todos,
si alardeo del símbolo
y no toco con mis dedos la vela,
será como rezar humildes
a un dios sin efigies ni carne.

Debo decirte que otra cosa que pretender
poseer será compartir, interés, negocio,
cacharerría de simulacros,
ademán sin obscenidad, ni rigor,
sin agujeros de leña,
sin inmortalidad ni saliva,
tan neutros como la primavera
escrita en los anuncios,
tan cínicos como los que ríen
la tibieza del sentido común.

No quiero ser negociante
ni de tu alma ni de tu cuerpo,
y tampoco vender monedas
a cambio de la inmortalidad
que se resbala como la nieve
en las alcantarillas.
Será cuestión de afanarse en todo,
porque penetraré en tu cuerpo
para que mi disolución sea tu vida
y la mía la tuya,
mientras convierto el instante
de eyacular en tu frente
y el despojar de tu miel sobre mi pecho
en las imágenes que construirán la metáfora,
y en medio de los finales
nos abrazaremos como tristes bautizos
sin tierra, sabiendo aún así felices que
con sólo mirarte tu serás
la eternidad de mí y yo seré
la eternidad de ti.

Copyright Ariño2008

17 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carmen dice:

    Ahhh, iba a decirte que es una definición muy certera del amor, que es increíble que puedas fundir todas esas dimensiones del amor en un solo poema, y que además no resultes obsceno o cursi, sino asombrosamente universal. Cada día me sorprendes más. 🙂

  2. alfaro dice:

    A G.Bataille,
    a quien va dirigido este poema fue uno de mis autores favoritos durante un tiempo.
    Pues no dejes de seguir leyéndolo porque vaya poema, se me ha erizado el pensamiento. hacía tiempo que no leía algo que me gustara tanto, lástima de dos o tres expresiones que creo que lo ¿estropean? es cuestión de gustos supongo.
    Por dios, cómo se puede escribir esto.

  3. Cecilia dice:

    Esa increíble forma de amar es la que busco…sin dar con su paradero. Esa increíble manera de perdurar me hace imaginar que hay sitios y personas que se postulan para el más excelso de los logros: amores no triviales.

    Un enorme beso y mos felicitaciones.

    Exquisito, realmente…

  4. alfaro dice:

    Quise decir dedicado en vez de dirigido.
    Al releerlo he intentado comprender esas expresiones del “negocio” y “la cacharrería”, bueno, no me parecen mal.
    Un abrazo.

  5. jimarino dice:

    Querida Alfaro:
    De nuevo gracias por intervenir en Los perros de la Lluvia.
    La mezcla de tu comentario de ayer me dejó ligeramente inquieto, no porque no te gustara el poema, que te gustó, y al parecer mucho, sino por esa cierta crueldad de la palabra ¿estropear?, algo que afortunadamente para ti -a mí me es indiferente- parece distinto en tu segundo comentario de esta mañana.
    Francamente nunca he escrito a lo largo de todo estos años nada para gustar, y menos en poesía, que es como si habláramos de una mística individual con una modesta pretensión universal que aspira a poco con poco. La verdad es que a uno hay palabras que le gustan más o menos, pero lo vuelvo a decir, me interesa bastante poco agradar o hacer versos bonitos, lo que si deseo es la honestidad con el lenguaje y la función que ese lenguaje debe expresar por encima del sentido estético sin más. Trato de no olvidar nunca que esto es literatura (fascinación del ser, de su totalidad a través del lenguaje), pero tampoco me obsesiono. En la estrofa en cuestión busqué a conciencia palabras que expresasen la mediocridad de lo interesado frente a la belleza del amor puro e imperfecto, porque estaba hablando de la emocionalidad hermosa del sentido del amor y el erotismo, frente al matrimonio de conveniencia, al acompañante aburrido de domingos por la tarde, o a las relaciones lánguidas y ausentes, incluso reproductoras sin más, desde que nacieron. Si hubiera querido expresar un sentimiento noble jamás hubiera utilizado las palabras que utilicé. Para hablar de lo anodino, lo insulso, lo banal, necesitaba ese vocabulario: Cacharrería, negocio, simulacro y tibieza, porque son las cosas metafóricas que detesto de los amores que no son tal. Me importa el espacio semántico por encima de lo estéticamente vacío, y esas eran las palabras que acordé conmigo mismo escribir después de una dura negociación con mis limitaciones. No hay que olvidar que aunque la poesía sea algo difícil de definir, tu admirado Georges Bataille escribió lo siguiente:

    “La poesía lleva al mismo punto que todas las formas del erotismo; a la indistinción, a la confusión de objetos distintos”.

    No sé por qué me siento en este caso respaldado por la coherencia y la honestidad poética. No había otras palabras en mi vocabulario para ofrecer la imagen más patética del amor: la del interés, sea de la índole que sea, y compararlo con todo lo demás que escribí en el poema.
    Efectivamente, iba dedicado, que no dirigido.
    Un abrazo

  6. jimarino dice:

    Carmen:
    Cómo me alegre volver a verte por aquí, a mi vera, tan cerca de tu viejo brother.
    Mil gracias por el comentario y aspirando, siempre que mis posiblidades me lo permitan, a sorprenderte un poco más. Ya te hecho de menos…
    un besote tan grande como la distancia kilométrica de la carretera de Madrid a Valencia quenos separa jour a jour.
    Hasta pronto.

  7. jimarino dice:

    Cecilia, vos sos terrible, una mujer felina mas llena de sueños hermosos, eternos y perdurables…
    debo agradecerte que lo voluptuoso de tus interiores me ha hecho buscar algunas palabras primitivas en mis propio vocabulario poético. Espero que no me cobres derechos de autor…
    Un gustazo tenerte por aquí y encantado de que el poema tu guste…
    Nos vemos pronto

  8. Cecilia dice:

    Tanto, pero tanto me emociona este poema, que parafraseo a Alfaro cuando dijo “…por Dios, cómo se puede escribir ésto”.

    Me lo guardo, me lo guardo para releerlo tantas veces como necesite mirar hacia arriba para saber que es posible lo esperado.

    (Eso que esperé desde siempre…)

    Creo, si me lo permitís, que la próxima entrada a mi Blog es con tu poema.

    Pido permiso y no me ofendo si no querés.

    Gracias por mostrarme mundos.

    Hoy me siento muy amiga de la vida.

    Un enorme beso y abrazo

  9. jimarino dice:

    Cecilia, será un gustazo que mi poema sea la próxima entrada en tu blog… una vez más muchas gracias por estos comentarios que me haces y que casi me sonrojan…

    Hasta pronto..

  10. CarlosMonsivas dice:

    Hoy me has dejado alucinado. Es uno de los poemas más extraordinarios y maravillosos de cuántos he leído en mi vida, y te aseguro que he leído muchos. Ye deseo mucha suerte en esto porque se nota que nace de lo más profundo de ti y eres capaz de expresarlo con palabras y formas que se hacen universales para quienes las leen. La poesía no es misterio, es, al contrario, claridad, y tú la tienes, ahí está el Don.
    Me quedo en tus cuerpos, tus negocios, tus eternidades, el amor y esa soledad inconsolable que trataré de llenar…
    un abrazo.

  11. alfaro dice:

    Gracias por la explicación, clara, clara.

  12. jimarino dice:

    Carlos,
    Prefiero un comentario como el tuyo a la suerte. Esto ya no es cuestión de suerte, sino otra cosa que tiene poco futuro. Te agradezco muchísimo tu lectura y el cariño con el que hablas del poema. Espero que llenes esa soledad inconsolable lo más pronto que te sea posible.
    Un abrazo.

  13. Cecilia dice:

    Pasá por mi blog….allí estás.

    Beso y abrazo

  14. (* dice:

    Es ya la tercera vez que entro a leerte y creo que cada vez me quedo más muda. Será que está menguando la luna, o… ay, por falta de palabras también soy la tercera en decir:¿Pero cómo se puede escribir esto?
    Me quito el sombrero que nunca llevo, porque me gusta jugar con lo invisble, para añadir: chapó! Y ya perdonarás que no pueda decir nada mejor que esto. Esparadrapo no en la boca, sino en el corazón es lo que tengo. De tanta poesía.

    Dulces beistos.

  15. jimarino dice:

    (*
    No podías haber dicho nada más hermoso para alegrarme el día . Es raro llamarte por un símbolo y, sin embargo, creo que de alguna forma define algo esencial de ti.
    Mil gracias por el comentario, de verdad. Es precioso. Ójala yo tuviera las cosas tan claras.
    Un beso tan dulce como los tuyos…

  16. Carmen dice:

    Pues tienes que tenerlas más claras, porque eres un poeta enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s