ALMA

espera.jpg

UN ALMA

Fragmentos de aquella locura blanca
llegan desde el otoño,
adormecen estas babas de silencio
que mataron la ternura;
aparición del cuerpo
como un castigo de horas muertas
y podridas rosas.
Así surge el deseo,
en el origen del descansillo,
y allí se desnuda, cuerpo, cuerpo,
maldito cuerpo,
sobre la silla,
pelo púbico enmarañado,
la línea, sus dientes doloridos,
decía: -quiero un alma
tierna y tibia-.

 

Copyright Jimarino

Un comentario Agrega el tuyo

  1. riziere dice:

    Y este poema también me parece precioso. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s