el tiempo de los hombres

Publicado en octubre 1, 2008

7


Vuelta al tiempo perdido,
al son de neón
y al canto de los motores,
a los zumbidos infinitos
y al triste rumor posible,
a la ausencia de esplendor,
al anochecer sin estrellas,
al aire de dióxido y
a las luces de colores,
a la risa falsa,
al estruendo interminable.

Vuelta al tiempo perdido,
a sucumbir de hastío
entre inútiles papeles,
a sentir la aspereza
de la ausencia como paso,
a perder el aliento
de los mitos,
la meseta abierta,
tan lejos, donde estuvimos
completamente vivos.

Vuelta al tiempo perdido,
a buscar las cartografías
esporádicas y los caminos
sin rumbo, a otear entre la niebla
y a seguir las huellas
con los dientes apretados,
hasta que los besos helados
(la punta de todos
los labios)
nos despierten los ecos
de lo que está tan cerca:
que no es tiempo perdido,
que es la verdad de todos
los hombres y todos sus tiempos.

Copyright Ariño2008